sábado, 23 de julio de 2016

Análisis de One Piece: Burning Blood


En la entrada de hoy vamos a analizar el nuevo juego de Luffy y compañía para consolas de última generación, se trata de One Piece: Burning Blood, una apuesta segura que nos vuelve a sumergir de lleno en el género de la lucha. Por el momento el título solo está disponible en PS4, PSVITA y Xbox One, pero dentro de muy poco tiempo también llegará a PC.

Noticias de videojuegos

Eiichiro Oda

Sin contar los numerosos crossover es la primera vez que asistimos a un juego que está exclusivamente dedicado al universo de One Piece. Y como no podía ser de otra forma, Burning Blood tiene ese carácter aventurero, rolero y de acción que transmiten las últimas obras del creador Eiichiro Oda.




Mecánicas de juego

Los combates son de corte clásico y nos permiten enfrentarnos a otros rivales de uno en uno, pese a que en el equipo podemos llevar hasta un máximo de 3 piratas. El enfoque es bastante parecido al que vimos en los últimos juegos de Saint Seiya o Naruto, es decir, vamos a encontrar una serie de arenas de combate que son lo suficientemente grandes como para movernos por ellas con libertad y hacer prácticamente lo que queramos, practicando los combos y golpes especiales o combatiendo con algunos maestros de las artes marciales.

One Piece Burning Blood, análisis de videojuegos

Conclusión

One Piece: Burning Blood es un juego sencillo pero muy adictivo que consigue que estemos enganchados a la consola durante horas sin darnos cuenta. Su mayor acierto es sin duda la recreación de las batallas y ofrecer al usuario una experiencia jugable que satisfará las expectativas de los fans de la saga de Eiichiro Oda. En este título harán acto de presencia todos los personajes clásicos del manga que a base de mamporros tendrán que abrirse paso entre enemigos con una considerable curva de dificultad.




Sigue leyendo un nuevo post en Ahora Juego Yo: análisis de Las Tortugas Ninjas: Mutantes en Manhattan

Encuentra One Piece Burning Blood al mejor precio pinchando en la imagen:


0 comentarios