viernes, 28 de marzo de 2014

Videojuegos de leyenda

Por    


Polybius, el videojuego maldito

Este videojuego, quizá sea el juego más extraño de todos, puesto que es un videojuego inexistente. Se supone que fue un  arcade de los años 80 para realizar experimentos sobre la modificación de la conducta en el ser humano. La verdad es que ha día de hoy, no se conserva ninguna prueba sobre su existencia, aunque el hecho de que no se encuentre ninguna no significa que no haya existido nunca. Existen testigos que han descrito perfectamente como era y que gracias a sus testimonios se ha conseguido reproducir el videojuego. Éste lo podéis encontrar como una room y se puede probar utilizando un emulador en el pc. 

Según rumores, el videojuego fue desarrollado por Ed Rottberg (creador de Battlezone) y distribuido por Sinneslöschen INC por encargo del gobierno norteamericano. De hecho, “Sinneslöschen” significa "perdida de los sentidos". El videojuego se empezó a distribuir en Portland (Oregón). La máquina era negra con el nombre del juego en la parte superior delantera y como novedad, introducía una nueva jugabilidad en la que el jugador dejaba de controlar la navecilla para manejar la rotación de la pantalla.

El videojuego fue todo un éxito, pero tras las lucecitas psicodélicas se escondía algo inquietante. El juego lanzaba una serie de mensajes subliminales afectando al jugador con pesadillas, alucinaciones auditivas, perdidas de memoria o convulsiones. Existen testigos de que en los locales donde estaban instaladas estas máquinas, de vez en cuando aparecían unos hombres vestidos de negro que anotaban datos sobre las puntuaciones más altas y cambiaban la configuración de la máquina para lanzar diferentes mensajes subliminales.

Poco después de su lanzamiento, los
videojuegosarcade fueron retirados de los salones recreativos y renegados al olvido.


 


ET de Atari 2600

Considerado por muchos el peor videojuego de la historia, lo cierto es que fue un título incomprendido donde muchos de los usuarios de la videoconsola esperaban un juego de acción que al no saber jugar, lo devolvían. El videojuego era un título de aventuras en donde ET debía reunir piezas para construir una nave y volver con su familia evitando en todo momento a un personaje de la CIA.

Atari tuvo un exceso de volumen de copias a las que no pudo dar salida y se cuenta que las enterró en el desierto de Nuevo México junto a periféricos y otros materiales con el fin de evitar los costes de almacenaje de los mismos. A finales del 2013 la compañía Fuel Burns anunció que iba a rodar un documental para localizar y desenterrar los susodichos cartuchos.   

Hoy en día resulta, cuanto menos chocante, que una empresa multinacional de desarrollo sea capaz de enterrar un videojuego en lugar de intentar llegar a algún tipo de acuerdo con alguna otra compañía para darles salida (como regalarlo en un Happy Meal o algo por el estilo). ¿Os imagináis enterrando a Nintendo un juego de Mario solo porque no ha tenido las ventas esperadas?

0 comentarios